La Épica del Pueblo

FECHA

La épica es un género literario en el que los protagonistas de la historia son héroes que representan los valores más altos de la sociedad. En la historia épica que voy a presentar hay dos protagonistas: el pueblo de México y su nuevo conductor. Esta historia inicia en el año 1988 y comienza con un espectro que recorre el país, el espectro del populismo. Contra este espectro se han conjurado en santa cacería todas las potencias de un régimen que se negó a morir: los panistas, el sector más acaudalado de la población; priistas neoliberales; socialdemócratas confundidos y una sociedad civil que desde los cafés quiere dictar agenda.

El espectro del populismo se materializa en una invitación a la nostalgia que evoca los momentos más gloriosos de la historia de México: la Reforma, la Revolución, y el Cardenismo, siendo el último de los tres el mayor referente para este nuevo gobierno. El cardenismo significó para la mayoría de los mexicanos la realización del proyecto revolucionario, pues dignificó al pueblo de México al permitir a miles de campesinos ,arar por primera vez sus tierras en lugar de las del patrón. Este fue un momento en el que lo público tuvo de manera inédita primacía sobre lo privado.

Según Arnoldo Córdova, el cardenismo surge como la conjunción de toda una serie de corrientes inconformes con los mezquinos resultados que la lucha revolucionaria había dado. Este espectro surge como una conjunción una serie de corrientes inconformes con los mediocres resultados que la transición democrática ha dado.  Más que un nuevo movimiento político que pueda ser esquematizado fácilmente en la dicotomía política de izquierdas y derechas, el obradorismo es una gran coalición popular transversal contra otro espectro: el neoliberalismo.

El neoliberalismo es el culpable de los grandes atrasos del país, de la desigualdad, la pobreza, la corrupción y hasta del aumento de la obesidad. Una etapa que inició en 1988 y que al contrario del cardenismo ahora lo privado tenía primacía sobre lo público.

Todo esto tuvo un profundo efecto sobre el protagonista de esta épica: Andrés Manuel Lopez Obrador, oriundo de Macuspana, Tabasco, defensor de los pueblos indigenas, admirador de Carlos Pellicer pero, sobretodo, un apasionado líder que acompañaba con determinación la Corriente Democrática que habían fundado para aquel entonces el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, y que se oponía a la imposición que representaba Carlos Salinas de Gortari. Lo siguiente en esta historia fue que pasaron las elecciones, se cayó el sistema que contaba los votos de esas elecciones y con el descontento social se organizó el primer gran partido de izquierda de ese momento: el Partido de la Revolución Democrática. Esta organización  trató de modernizar y articular en una sola fuerza a las distintas corrientes y partidos de izquierda que históricamente iban fragmentados en las elecciones y que representaban a gremios  distintos entre sí, pero que no compartían un proyecto de nación único.

Andrés Manuel empezó una exitosa carrera dentro de las filas de este nuevo partido. En 1996 tomó el mando nacional y empezó a organizarlo como nunca antes. Durante este tiempo el PRD contaría con sus primeros triunfos electorales importantes, como la victoria en las primeras elecciones para Jefe de Gobierno del Distrito Federal . Para el año 2000, López Obrador fue electo como Jefe de Gobierno del DF y desplegó desde ahí una administración que buscó priorizar la austeridad,  fomentar programas sociales como la pensión para adultos mayores, y construir obras públicas como el segundo piso del Periférico. Todo esto lo posicionó para ser el candidato natural del PRD a las elecciones presidenciales del 2006. Tanto por sus resultados como por su carisma y personalidad, AMLO alcanzó rápidamente el primer lugar en preferencias de las encuestas.

Sin embargo, ante el supuesto desacato de una orden judicial entorno a la expropiación de un predio en donde el Gobierno del Distrito Federal conectaría una calle con un hospital, inició para AMLO un proceso de desafuero solicitado por el gobierno federal de Vicente Fox. Este juicio fue uno de los sucesos políticos mas emblemáticos de la historia reciente del país. Los rumores entre la gente común y corriente eran que el presidente quería imposibilitar que Andrés Manuel se presentara como candidato en las próximas elecciones. El debate público creció y el asunto llegó finalmente al  Congreso de la Unión. Los resultados de la votación fueron los siguientes:  360 a favor de desaforarlo, 127 en contra, y 2 abstenciones, una de las cuales sería de Tatiana Clouthier, hija del histórico líder panista, Manuel Clouthier y que hoy en día es Secretaria de Economía en su gobierno

Con el tiempo, los partidos que apostaban a desaforarlo se dieron cuenta que este intento le estaba generando a López Obrador más beneficio que daño. Mientras el mito de Andrés Manuel continuaba creciendo en el imaginario colectivo, la épica obradorista estaba empezando a nacer.

De ahí, conocemos bien lo que sucede. Unas acaloradas elecciones, una diferencia del 0.56%, pruebas de irregularidades que desacreditarían el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa. Un tenso escenario post-electoral que desembocó en un plantón en Reforma, todo esto para evitar que el fastidio social que se había generado en las elecciones no pudiera capitalizarse en violencia. De ahí una esencia importante del obradorismo a posteriori , tener tácticas de movimiento social como lo es la desobediencia civil pacifica.

El movimiento de Andrés Manuel Lopez Obrador hizo un campamento en la avenida mas importante del país que duro aproximadamente 48 días. La escritora Elena Poniatowska narra en su libro Amanecer en el Zócalo, las vivencias durante este plantón, en donde militantes de todo el país se congregaron para protestar por los resultados de la elección. Mientras tanto el país se dividía ante un resultado electoral poco acreditado ante la población, encuestas realizadas por el periódico El País arrojaban cifras de que el 49% de los mexicanos consideraba que hubo fraude electoral.

Si bien Andrés Manuel no pudo ocupar las silla presidencial en aquella ocasión, a partir del 2006 se posicionó como líder de la oposición. En las elecciones del 2012, volvió a ser candidato y  quedó en segundo lugar frente a[11]  Enrique Peña Nieto, un presidente cuyo gobierno fue un punto de quiebre en el país:  la mala gestión, las reformas estructurales que concretaron la implementación del modelo neoliberal, las desapariciones forzadas en Ayotzinapa, y la corrupción en torno a la millonaria propiedad adquirida en Lomas de Chapultepec, marcaron el sexenio.

Por otro lado, la izquierda pasaba también por su propia crisis. Habían empezado a generarse tensiones entre las corrientes del Partido de la Revolución Democrática y las obradoristas. Había un sector que subestimaba el liderazgo de Andrés Manuel y que se mostraba cada vez más proclive a aliarse con el Partido Acción Nacional. El  partido que presumía ser moderno por su modelo de ‘’tribus’’- que le permitía conciliar a las izquierdas- se había transformado en un mero espacio disputas de facciones y acomodos políticos a conveniencia. Dejó de ser un partido que luchaba por ideas y se convirtió en un partido que luchaba por puestos.

Fue entonces que el movimiento social (MORENA), fundado el 2 de octubre del 2011 como una estructura paralela al PRD, pasó a ser un partido político nuevo. El 9 de julio del 2014 el Instituto Nacional Electoral le otorgó el registro y se convirtió así en la plataforma para los cuadros que habían acompañado a Andrés Manuel durante años.

De manera paralela, la crisis que generó Peña Nieto creó un escenario cada vez más favorable para un proyecto alternativo de nación como el de López Obrador. El país necesitaba un cambio ante un régimen que se había oxidado… había prometido apertura y pluralismo 30 años atrás, pero, en la realidad, solo le era servil a las élites. Era el tiempo de la épica del pueblo.

En 2018, Andrés Manuel López Obrador se presentó por tercera vez a las elecciones presidenciales con el anuncio ‘’La tercera es la vencida’’. En esta campaña, Andrés Manuel se mostró como un candidato mucho mas maduro y conciliador que en las elecciones previas.  Estaba listo para empezar una tarea titánica: regenerar la vida pública del país, acabar con la corrupción y combatir la desigualdad. La esperanza de México estaba puesta en esta transformación.

MORENA pasó de ser una fuerza minoritaria en el 2014 a transformarse en la primera fuerza política del país, de ser una opción política de izquierda a convertirse en una gran coalición popular. En estos años, MORENA se nutrió de las diferentes tradiciones políticas que fueron desplazadas por el neoliberalismo en sus respectivos partidos, como el nacionalismo revolucionario en el PRI, la extinta democracia social cristiana en el PAN, y la izquierda histórica que procedía del Partido Comunista. Eso refleja MORENA, la pluralidad el pueblo de México.

MORENA no iba ser una continuación del PRD, no iba tratar de caer en su lógica de tribus que termino desbaratando a ese partido, el Movimiento de Regeneración iba conservar la base de un partido de masas pero con el involucramiento de los movimientos sociales y las causas ciudadanas. Iba tener una apasionada vida interna con órganos muy características de esta institución como lo es el Comité de Honestidad y Justicia, que se carga de vigilar la congruencia moral del partido y el Instituto de Formación Política que da el corpus ideológico de los militantes.

Pero la épica aún no termina y, como toda actividad humana, la política no deja de ser una actividad dialéctica. Con el paso del tiempo se generan nuevos conflictos y problemáticas que hay que atender. MORENA esta pasando por un proceso de institucionalización como partido político y eso puede tomar cierto tiempo, en gran medida,  por todas las corrientes internas que se están generando y que, hasta el día de hoy, giran entorno a la figura del Presidente. Esto pone de relieve la necesidad de formar cuadros nuevos, frescos y auténticos dentro del partido, pues  el reciclaje político ha tenido como consecuencia la repetición de las mismas prácticas del pasado. El compromiso que este instituto debe de tener con las ideas del futuro debe ser refrendado constantemente a fin de evitar candidaturas como la de Félix Salgado Macedonio, que pueden traer costos a largo y mediano plazo. Podrá gustarle o no a un sector de la población pero tanto el feminismo como el ambientalismo, son ideas que debemos encausar.

El próximo 6 de junio se tiene un referéndum importante para seguir contando la épica del pueblo. Se necesita seguir con una mayoría en el Poder Legislativo que pueda acompañar los próximos tres años al sexenio del Presidente, pero también después del día de las elecciones se necesita pensar en un proyecto en donde el relevo generacional pueda ser una realidad en MORENA. Mientras tanto el espectro del populismo sigue recorriendo los rincones del país con tres principios que todo obradorista debe seguir: No mentir, No robar y No traicionar al Pueblo.


Referencias

Arnaldo Córdova, La política de masas del cardenismo, Ed. Era, México, 1974.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

mÁS
ARTÍCULOS

La Épica del Pueblo

La épica es un género literario en el que los protagonistas de la historia son héroes que representan los valores más altos de la sociedad.

Leer Más »

Esbozo histórico del PRD

Saul Vazquez Torres @sawie El secreto del éxito perredista, durante treinta años fue su capacidad de abanderar la inconformidad con lo establecido. Que un movimiento

Leer Más »